Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 72 el Lun Ene 01, 2018 5:33 pm.







--

London City RPG OPPUGNO THE LIGHTSProtego Maxima

KNOCKTURN ALLEY


Trama Principal

Ir abajo

Trama Principal

Mensaje por Directora Silverlight el Jue Ene 09, 2014 12:03 am




Trama Principal
"Del elegido nacerá quien la oscura misión acabará, poseído por un fragmento de quien falló en su primer y segundo intento, logrará finalizar. ¡La limpieza empieza ya!"





Actualidad

"¡Manten esas manos en un lugar donde pueda verlas Malfoy!" La molesta voz de Rose Weasley sonó de modo siseante, mientras se levantaba con una mueca de enfado en su rostro e iba a por su cuarta botella de cerveza de mantequilla.

"Esta noche acabas en mi cama zanahorita y lo sabes" Y en respuesta a sus palabras, Scorpius Malfoy recibió un cojín en su rostro, cosa que no hizo más que sacarle otra sonrisa del rostro. Albus y Taurus soltaron risas mientras chocaban los cinco entre los tres y luego empinaban sus vasos. El ruido en la sala de los menesteres era semi moderado, pero el ambiente era el que a ellos les agradaba.

"Asi acabaras haciendo que ella tenga arrugas antes de tiempo" La voz de Dominique sonó a espalda de los tres chicos, quienes la ignoraron y continuaron riendose, a lo que la chica negó con la cabeza y fue a sentarse a un lado de su amigo Alioth, con las mejillas un poco sonrojadas.

"Mira quién pasa por ahí, Potter" le codeó Taurus mientras una guapa chica de cabellos castaños y penetrantes ojos verdes caminaba a paso seguro, con su mirada fria, hacia una morocha chica de su misma casa.

Albus silbó lo bastante fuerte como para que la mitad de los que concurrian a esa fiesta privada rieran, aunque las risas aumentaron al triple cuando una furiosa (exteriormente) Claire Lee hizo un movimiento de varita y dejó completamente empapado al joven Potter.

"Espero que esas mañas no sean contagiosas. ¿Se imaginan a Chloe Nott actuando de la manera que lo hace esa chica?" Taurus dirigía su vista de una chica a otra, deteniéndose siempre en la misma chica de vestido azul rey, ojos marrones y cabello castaño que conversaba animadamente con Claire.

"Seguro ya te habrían castrado, Zabini" Una divertida chica se abalanzó sobre los tres chicos, depositando un beso en la mejilla de cada uno.

"Eres una persona algo molesta, ¿Sabias eso Longbottom?" Y como era clásico, la chica ignoró olímpicamente las palabras del mayor de los Zabini, mientras mecía su mano frente a los ojos de Scorpius Malfoy.

Miró a Albus, preguntando con la mirada que demonios le ocurria.

"A mi no me preguntes Han, Rose otra vez le regaño por posar sus manos en las rodillas de ella" Y era obvio que ninguno estaba en un estado de sobriedad, puesto que de otro modo Albus no habría hablado tan tranquilamente, Scorpius no estaría mirando embobado a Rose y Taurus no estaría intentando pensar en la manera más rápida de ligarse a Chloe mientras Elektra y Arya se acercaban a Claire y Chloe, cada una con un vaso en la mano y ropa poco adecuada para chicas de su edad.

Definitivamente las fiestas que se daban en la sala de los menesteres los viernes por la noche eran famosas por todo el castillo, pero solo asistían aquellos que habían sido invitados por miembros de la fiesta.

Lo que nadie sabía en ese momento, era la conversación que dos adultos llevaban a cabo en esos precisos minutos.  

.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.

Las clases en el colegio Hogwarts de Magia y Hechicería han comenzado ya. Nos encontramos a mediados de invierno, el castillo completamente cubierto de nieve y el clima está llegando a temperaturas negativas.

Unos tacones resuenan por el desierto pasillo, parece ser que caminan a paso muy apresurado.
"Jodido Ministro metomentodo, ya verá que en mis asuntos él no puede meterse y menos ahora" Mascullaba casi inaudiblemente, mientras abría con fuerza la puerta de su despacho y la cerraba de un golpe sordo.

"¿Te llegaron malas noticias, cuñada?" Una voz resonó desde el otro lado de la habitación, específicamente detras de una silla que le daba la espalda a la mujer.

"Él quiere cambiar mis métodos de enseñanza, y eso es algo que no puede hacer. Cuando McGonagall me pidió hacer clases en este castillo le dije que lo haría siempre y cuando nadie me cuestionase" Bufó y se cruzó de brazos, dejándose caer sobre un sofá con elegancia y enfado.

Una risa algo seca se escuchó por la habitación. "Me recuerdas a cuando estábamos aún en el colegio, sigues exactamente igual de mañosa" Y lo que Draco Malfoy recibió por parte de su cuñada fue un lindo y grosero gesto con el dedo medio derecho.

"Dime a que has venido, Malfoy. No quiero que dejes mucho tiempo a Tory sola, sabes que no me gusta que esté sin compañía" Daphne Zabini era de todo menos una mujer paciente, por lo que con una ceja alzada y los brazos cruzados esperó la respuesta de su rubicundo cuñado.

"Me mandaste esto hace cosa de días y quería saber que significa" La voz de Draco Malfoy sonaba con total seriedad, lanzándole un sobre que la rubia cogió a pleno vuelo. Solo necesitó leer la primera línea para sonreír y hacerle un gesto al rubio para que se acercara a ella.

"En navidad tuve que subir a Adivinación, Trelawney tenía un boggart bajo su mesa y no podía quitarlo." Una mirada de claro fastidio se instaló en su rostro al recordar la escena. "Ella se pone más torpe con los años, sin embargo no puedo decir lo mismo de su peculiar característica" Cogió un papel que llevaba cuidadosamente doblado en el interior de su túnica, dejándolo en manos de su rubio cuñado.

"Debes estar bromeando Daphne, ¿Este es otro de tus intentos de superar a Blaise en sus ataque infantiles?" No podía creer las palabras que ahí decía. "¿Estas segura que ella dijo esto?" Le preguntó, a lo que recibió un enérgico asentimiento de cabeza.

"Estaba por marcharme cuando escuché que se rompía una taza. Me di vuelta y la encontré con las manos vacías, la mirada perdida y una horripilante taza de porcelana quebrada a sus pies. No paraba de repetir eso hasta que le pellizqué el brazo y regresó a la normalidad" Prendió un cigarrillo, ofreciéndole uno a su amigo y cuñado.

"Del elegido nacerá quien la oscura misión acabará, poseído por un fragmento de quien falló en su primer y segundo intento, logrará finalizar. ¡La limpieza empieza ya!" Repitió Malfoy, esta vez en voz alta. "Del elegido nacerá... es claro que tiene que ser uno de los hijos de Potter, es el único cabrón conocido con ese ridículo apodo"

"Sospecho que debe tratarse de Albus, James Potter es demasiado parecido a sus padres y la niña no tiene la sangre para matar ni a una hormiga" Los grises ojos de la rubia se posaron en los grises ojos del rubio y ambos sonrieron de una manera que no hacían desde que estaban en sexto año.

"Es hora de llamar a la vieja pandilla, tenemos que encontrar a los que aún quedan vivos, sus hijos, aliados. Ellos creyeron que el señor tenebroso era la guerra... eso era solo un pequeño calentamiento para la verdadera batalla" Y con un elegante movimiento, Draco Malfoy ingresó a la chimenea y desapareció entre las verdes llamaradas.

.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.

"¿Que haces en este lugar?" Dicen que la curiosidad mató al gato, al león en este caso.

"A ti se te mueren las neuronas con el paso de los años, Potter" La respuesta de Antares Mulciber era tan predecible como la canción que sigue en una lista aleatoria. "Lógicamente si estoy en la academia es por que vengo a estudiar. ¿O crees que vengo a tomar sol y ver la luna?" Aunque debía admitir que había extrañado durante esos meses los intercambios verbales con James Potter.

"No has cambiado ni medio pelo Tary, tan cariñosa y encantadora como siempre" Negó divertido con la cabeza, mientras ambos se encaminaban a la academia de aurores, cuyas clases comenzarían ese mismo día tras tres meses y medios de pruebas y entrenamientos de ingreso. No cualquiera puede entrar a la academia de Aurores.

"Gracias, es parte de mi encanto natural" Y dejando solo al chico, la azabache ingresó a la facultad con paso firme, con sus ojos cubiertos por unas oscuras gafas para el sol y su cabello suelto, tal como le gustaba a James Potter.

Con una sonrisa que no tenía desde que se había graduado de Hogwarts, él la siguió hasta la primera clase de ambos, impartida por su amigo y hermano del alma, Ted Lupin.

Sin embargo en la mente de la chica las voces de sus padres y del señor Malfoy se repetían una y otra vez. Era su primera misión, y como tal la acataría al pie de la letra.

Aprendería de los mejores aurores, absorbería toda la información que estos le diesen y luego sería ella quien se encargaría de enseñar estos conocimientos a los nuevos reclutas de las filas oscuras.

Esta vez usarían algo que no habían utilizado anteriormente.

Los aurores enseñarían sin saber a una futura mortífaga sus secretos y técnicas de pelea.

"Se vienen tiempos divertidos" Dijo en voz alta la chica, antes de ingresar a la sala con una sonrisa de suficiencia y superioridad.

.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.:'*':.

Harry Potter y Ronald Weasley alistaban sus cosas para iniciar las clases de las próximas dos horas.

"Me ha llegado otra carta de Minerva. Esa niña no entiende que no debe juntarse con alimañas como Malfoy, tu hijo también estuvo involucrado en esa broma que le hicieron a Lucy y sus amigos" Era una de las pocas veces en las que Ron hablaba de manera tan seria. Le costaba hablar de su hija.

"Ron, aunque sea dificil debes aceptar el como es Rose, es tu hija y te ama, solo que es diferente a lo que querías que fuera." Suspiró su mejor amigo y cuñado. "Lo que me tiene preocupado es Albus. Este verano estuvo mucho tiempo fuera de casa y el poco tiempo que estuvo, actuaba de manera extraña. Desde que regresaron al castillo me ha mandado solo dos cartas"

"Debe ser la edad, padrino" La jovial voz de Ted Lupin los hizo sobresaltar.

"¿No deberías estar haciendo clases?" Le regañó el ahora adulto que sobrevivió.

"Vine a buscar estos pergaminos que había dejado olvidados" Cogió un folder repleto de pergaminos y volvió a la puerta dispuesto a irse. "Recuerda que tanto Albus como Rose están en una edad difícil, la adolescencia no es sencilla y ellos están viviendo esa época de hormonas, diversión y secretismo para con sus padres" Y con un guiño se despidió de los dos adultos.

Ron iba a abrir la boca para replicar, pero un patronus apareció en medio de la habitación. La voz del ministro de magia sonó fuerte y clara.

"Azkaban a sido irrumpida, más de treinta reos han sido liberados. Tememos un reagrupamiento de ex mortífagos, puesto que los únicos liberados tenían la marca en su antebrazo izquierdo" Harry y Ron se quedaron como piedra al escuchar esas palabras, sin embargo nada los habia preparado para las siguientes palabras.

"Ha aparecido una nueva profecía, los inefables me han informado que se acercan tiempos de guerra, Voldemort fue solo el comienzo de todo"



Tablilla exclusiva para Fiendfyre – Hecha por ’Anirak!


avatar
Directora Silverlight
Web Master

Mensajes : 107
Puntos Ganados : 1697
Fecha de inscripción : 08/01/2014

Ver perfil de usuario http://underworld-academy.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.